Home » Ocio » Restaurantes » Terraza Sabatini

Terraza Sabatini

Me gustan mucho las terrazas, pero las terrazas que están en las azoteas, no así tanto las que crecen sin control por cualquier punto de la ciudad. Una ardilla podría cruzar Madrid sin tocar el suelo, yendo de terraza en terraza.

Como digo, me encantan las terrazas de altura y en Madrid hay también unas cuantas. En este blog he hablado de la terraza del Círculo de Bellas artes de Madrid y la terraza The principal Madrid.

Desde que me enteré que el programa 100% Barbacoa de Canal Cocina se rodaba en la Terraza de Sabatini quise ir, más que nada por la espectacular vista del Palacio Real y los Jardines de Sabatini que se pueden contemplar.

Tras un par de intentos, al final pudimos acercarnos este sábado.  Nos dieron cita para las 8 de la tarde, algo pronto para cenar, pero  bien para tomar un cóctel y picar algo.

La terraza está en la última planta de los Apartosuites Jardines de Sabatini, muy cerca de la plaza de España.

El mismo día por la mañana me mandaron un SMS para confirmar mi reserva, al cual contesté afirmativamente.

llegamos un poco antes de la hora, y preguntamos en la recepción del hotel. No abren precisamente hasta las 8, por lo que nos invitan a esperar en recepción y ellos nos avisan.

Subimos en el ascensor y esperamos que nos atiendan. Aparece un camarero que se afana por buscar mi nombre en la lista de reservas, nada. Viene una chica, “la que lleva la lista de las reservas” (sic) y tampoco.

Saco el móvil y le enseño el SMS que ellos me enviaron. ¿Ves? Vosotros mismos me habéis mandado un mensaje y he confirmado. Mira el nº de teléfono y se pone a buscar.

– No, ese es vuestro número, el mío es este. Mal empezamos.

– No aparece, bueno da igual, tenemos alguna mesa libre. Y nos acompaña a una típica mesa redonda de jardín con las típicas butacas de jardín. El suelo de césped artificial y la barandilla con las bonitas vistas dos mesas más allá. No decimos nada.

El sitio no está mal, no es muy grande y efectivamente las vistas merecen la pena. Me asomo un poco y hago una foto, pero me corto de seguir porque no quiero molestar.

¡Menos mal que no nos dieron las mesas cerca de la barandilla! La gente no para de hacerse fotos, selfies, reportajes, poses, pruebas… pero no con un móvil no, con una Nikon D800 y otras DSLR que no alcancé a ver el modelo.

Es realmente muy molesto. Vale que te hagas una foto, dos sobre todo si no hay nadie aún, pero cuando está la terraza llena, resulta irritante. Imagina a los que ocupan las mesas cercanas.

Pedimos una piña colada (Lisice) y un bloody mary (yo) y un vaso de agua. Traen los cócteles y se olvidan del agua. Lo volvemos a pedir y ya nos ponen mala cara. Tercera petición y lo traen y dejan de muy malos modos. Otro camarero viene con otro vaso de agua y replica con ironía por haberlo pedido al un compañero cuando él no nos hizo ni caso la primera vez. ¿Qué coño pasan en estos sitios con el agua?

Lisice dice que su piña colada no es muy buena, yo la pruebo y no me parece demasiado mala. Pruebo mi bloody y me pongo a carraspear. Joder, si que lo han cargado y además está un poco picante. Nota para los camareros: El bloddy mary se hace con poca pimienta y poca sal y se sirve aparte pimienta y sal para que el cliente se sirva al gusto. De nada.

Pedimos: Rollitos de Primavera con Salsa Tai, Mini Bocatas de Calamares y Crujientes de Pollo.

Los rollitos, pse y la salsa Tai es la misma salsa que compré yo la semana anterior en el Lidl. ¿Habrán aprovechado la oferta de la semana oriental?

Los mini bocatas son en realidad unos calamares no muy grandes, aunque sabrosos, servidos en una especie de rebanada de pan negro más duro que la cara del cocinero que los ha elaborado. Tengo yo que enseñar a más de uno lo que es un bocata, o al menos a poner nombres correctos a las comidas.

El crujiente de pollo sí estaba rico. No deja de ser unos fingers con un nombre rimbombante.

No nos quedamos demasiado. Como he dicho antes no puedes disfrutar de nada cuando a cada minuto se está levantando un montón de gente a hacerse reportajes fotográficos, poner morritos y buscar ángulos imposibles. Menos mal que no vi ningún palo-selfie, sino alguien hubiese tenido un accidente.

¡Con lo que a mi me gustan las terrazas!

La Terraza Sabatini está en Cuesta de San Vicente 16, Madrid Precio entre 30 y 35 € por persona.

Sobre araque

Disfruto con las mismas cosas que tú; un buen plato, una buena película y una buena compañía. Además de todo esto, me gusta mucho la fotografía, la lectura y la cerveza y no precisamente por ese orden.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Pin It on Pinterest

Share This