Home » Ocio » Con huevos y patatas » Lizarran… del norte nos venimos abajo

Lizarran… del norte nos venimos abajo

Muy buenas ¡Un feliz viernes más!

Madrid en general me encanta. Y aun más en Agosto. Sí, hace calor, no tanto como en Julio. La maravilla, el milagro, el gran regalo es que está menos abarrotado que de costumbre. Es un gusto ir a comprar, tomar algo o simplemente pasear sin ese agobio tan habitual. Con los años cada vez me pone peor tanta aglomeración. Me he quedado sin paciencia para colas y esperas que se me hacen eternas.

Las noches de Madrid son ideales para un bonito paseo por el centro: de Atocha a Gran Vía pasando por Latina, encuentro los edificios más bonitos del mundo mundial. Arquitectura variada y peculiar que hacen que ame con locura a esta ciudad.

Lizarran, una decepción

En los días, aún largos, hay que refugiarse del sol e hidratarse. En busca de bebida, de una cervecita, que no será lo más aconsejable, pero sí rico -rico, entré en Lizarran. Vulgar adaptación de marketing, muy pero que muy discutible, de las maravillas de tapas que se puede encontrar en el norte-centro de España. Confieso que la cerveza estaba fresquita y perfectamente servida con espuma, sin exceso, con justa presión ¡Cómo en está ciudad no se tiran cañas! No, de verdad que no. Siempre hablando del arte de descorchar vinos (no le quito mérito); que si la temperatura, que si el tinto respire antes de servirse, etc. Pero la cañita madrileña es un arte y después de beber pis de gato en feos vasos en mi maravilloso Londres, puedo asegurar que aquí sabemos lo que es una cerveza bien tirada y fría. Cogí un canapé de tortilla con una loncha de jamón pinchada en el palillo haciendo de bandera de un barco en el que el cascarón es la “presunta” tortilla de patatas. Imaginaba lo que iba a pasar y encontré lo que ofrecen todos estos sitios sin personalidad, editados en cadena sin alma ni “encanto”.  Una tortilla android. He creado un nuevo termino que creo que lo define perfectamente. Sin huevos, sin patatas, se crea un holograma de tortilla, que se comporta de lo aprendido de las reales. Apariencia por el color amarillo y olor peculiar de este plato. Pero no es real, en apariencia que me provoca terror.
Además he descubierto que existe un saborizante de tortilla de patata; como el del queso en los Cheetos o el de jamón en las Ruffles (¿Cómo se llamaban antes a estas patas al jamón?, ¿te acuerdas?)
lizarran tortilla

El barquito android

Puntuación al barquito de tortilla de patata con bandera de loncha jamón:

  • Seca, sin huevina, huevos, ni ná: – 1 punto.
  • Patatas apelmazadas, hervidas más que fritas: -1 punto.
  • Con cebolla, que no sabía, creo que era virtual: 0 puntos.
  • Sin gracia, con sabor de los mágicos polvos.
  • Le doy un punto por la media sonrisa que me provocó la visión de la jamón-fragata: 1 punto.
  • Total puntuación: – 1 punto.
Podría resumirlo como el barquito del Norte que es si se hundió.
Me da coraje que con promesa de tapa del norte nos presenten esta castaña. Donde lo que se toma no sirve ni para matar el hambre. Te da un vuelco el paladar. Me dieron ganas de escupir la tortilla y tirar, con la picaresca española, el palillo a la papelera. Maldita educación del colegio de monjas: me tragué la tortilla y pagué religiosamente las cañas y la androidtapa. Si por el nombre os pensáis que han traído del norte de España a la capital la maravilla de sus pinchos, semejante decepción os vais a llevar.
lizarran mesa

La mesa-caña del exterior es mona

A no ser que tengas una bajada de azúcar y necesitéis comer algo urgentemente no os “RECOMIERDO” (termino inventado por mi disléxica hermana y que espero que el diccionario oficial de la legua española lo incluya en un futuro no muy lejano). Siempre se puede beber una rica caña para pasar el mal bocado!
¡Hasta el próximo viernes!
Chicky-chick Li
El local Lizarran del artículo está en la plaza de Carlos V esquina con Atocha de Madrid.

Sobre lisice

Madrileña de Galicia adoptada londinense. Como buena mujer, soy una persona crítica; critico por afición y por devoción, incluso mi situación laboral es crítica. Llevo escribiendo desde pequeña, siempre para mi misma y ahora, para todos vosotros desde este foro que me brida Araque. Ahora aquí, mi función será la de buscar el Santo Grial de la tortilla de patata madrileña.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Pin It on Pinterest

Share This