Home » Cine » crítica » Del revés

Del revés

Una de las películas más esperada del año es Del revés (Inside out), la última producción de Pixar. Y en verdad no defrauda en absoluto.

Desde su presentación en el festival de Cannes, donde obtuvo una merecida ovación, estaba deseando que llegara el día del estreno. Nos encontramos ante una película emotiva, divertida, didáctica, con la esencia de los clásicos Disney.

Nos dejamos llevar por nuestras emociones.

A través de la vida de una niña de 11 años, o más bien, de sus sentimientos, Pixar nos lleva por un camino lleno de alegría, miedo, tristeza, ira y asco. Riley, es una jovencita con una vida tranquila en su Minnesota natal, con sus amigos, el colegio, el hockey. Pero todo cambia cuando su padre consigue trabajo en San Francisco y deben mudarse. Para ella no es fácil, trata de ver las cosas positivas del cambio pero la tristeza pronto hace mella en su estado de ánimo.

Leí que el director, Pete Docter tuvo la idea cuando su hija, de repente comenzó a cambiar de humor y quiso reflejar estos aspectos en una película. Para eso ha tenido la colaboración de varios científicos de la Universidad de California. Evidentemente reducir el pensamiento en 5 emociones que gobiernan nuestra forma de ser y de actuar es algo ilógico. En este caso el guión se impuso a lo que la ciencia conoce realmente, ya que había sido del todo imposible contar una historia con tantos personajes.

Aún así, la película transcurre de forma fluida, eficiente y con ese halo de melancolía que ya habíamos visto anteriormente en Toy Story o Up! Sin olvidar por su puesto los toque de humor que aquí se ven muy bien salpicados en distintas fases de la película. Sin estropear nada, destacar el momento de la discusión en familia, cuando entran a escena las emociones de la madre y del padre. Y en la parte final, cuando vemos el pensamiento de distintos personajes y animales, tan bien representados que no podrás evitar una carcajada.

En resumen, la película es bastante original, aunque vuelve a recurrir en ese argumento de explorar dos mundos distintos como ya pasó antes en Toy Story, Monstruos S.A. y muy bien contada. La hora y media de duración pasa en un suspiro, pero deja un buen sabor de boca tanto a grandes como, espero, a pequeños.

 

Sobre araque

Disfruto con las mismas cosas que tú; un buen plato, una buena película y una buena compañía. Además de todo esto, me gusta mucho la fotografía, la lectura y la cerveza y no precisamente por ese orden.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Pin It on Pinterest

Share This